Si te pido que imagines en tu mente la figura del empresario, ¿Quién se te viene a la mente? Vamos, haz una pausa y piénsalo por un momento… ¿En quién pensaste? Déjame adivinar, seguramente si fue mexicano, pensaste en alguien tipo el Ing Slim o alguien de la rodada de esos grandes empresarios. Y si fuera un empresario internacional, seguramente estás pensando en «rock-stars» como Bill Gates, Marck Zuckerberg, Elon Musk, Steve Jobs o el mismísimo Jeff Bezos de Amazon que acaba de dejar la cabeza de Amazon en manos de alguien más.

Si, definitivamente todos ellos son las primeras caras que se nos vienen a la mente cuando pensamos en la figura de un empresario; sin embargo, esto va mucho más allá. Las economías del mundo se sostienen por las Pequeñas y Medianas Empresas (PYMES), que son las que generan aproximadamente el 80% de los puestos de trabajo del mundo. O incluso podemos hablar de Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (MIPYMES) y el universo se hace más grande.

En un gran corporativo, hay equipos de trabajo normalmente de sobra para hacerse cargo de áreas en específico. Pero en una MIPYME, los empresarios nos convertimos en directores de orquesta y a la par, jugamos algunas otras posiciones a ratos, por días o por semanas. Depende del tamaño de la MIPYME, te puede tocar liderar obvio la Dirección General, pero también RRHH, ventas, merca, finanzas, administración, operaciones, servicio al cliente y la lista sigue. Mientras más chica la empresa, tu lista de funciones y actividades es más amplia y te tienes que estar cambiando el «chip» cada «x» tiempo para poder atender diferentes asuntos. Te conviertes en un gran «generalista»; sabes y haces un poco de todo.

Esta carga de trabajo y el liderazgo que se requiere para sacar una MIPYME adelante son no sólo agotadores, sino también muy retadores y requieren que te conviertas en un experto solucionador de problemas diarios. El éxito de todo empresario, está totalmente ligado a la cantidad de problemas que va resolviendo en su día a día.

Seamos francos, visto desde afuera, la carrera empresarial se ve muy romántica, pero ya llevada a la práctica y en la realidad, el camino del dueño de empresa definitivamente no es un camino fácil y mucho menos un camino para todos. Aunque lo que si, es un camino de crecimiento personal y profesional que genera muchas satisfacciones.

El camino del emprendedor / empresario, es un largo camino empinado que requiere de mucha fortaleza física y sobre todo mental para poder soportar todos los climas y adversidades que se van presentando a veces en un mismo día.

En fin, no es raro que los problemas existan, de hecho son parte fundamental de cualquier emprendimiento y resolverlos es la tarea que todo emprendedor / empresario debe hacer si quiere jugar en el camino profesional del empresariado.

¿Cómo resolver los problemas que se presentan día a día? ¿Por dónde comenzar? Muchas veces no lo sabemos, sin embargo hay que abrir la mente, ponerse creativos, dividir esos grandes retos en pequeños pedazos para irlos resolviendo paso a paso. Y cuando nada de esto funciona, la pregunta que uno tiene que hacerse es ¿Quién con su experiencia, podría ayudarme a resolver este problema? Seguramente ahí habrá una voz de la experiencia que ya haya pasado por ahí y haya salido avante de forma exitosa, aunque seguro con algunas cicatrices y heridas de guerra; pero esas son parte de los tatuajes que nos recuerdan todos los días la fortaleza demostrada, el camino recorrido y que siempre puede existir una posible solución.

Cuando las cosas se pongan difíciles, recuerda tus motivos por los que iniciaste.

Ten fe y sigue adelante, un paso a la vez.

#KeepWalking

#Emprendedor #Empresario #Retos #Problemas #Liderazgo #Let´sDoBusiness

Publicado por:

Alejandro Castillo Manrique.

Co-Founder & Managing Partner en @ALEBInvestments

Blog: www.alebinvestments.com

Categoría:
Consejos, Emprendedoras, Emprendedores, Emprendedurismo, Empresarios, Entrepreneur, Negocios
Etiquetas:
, , , ,

Deja un comentario