Emprender definitivamente NO es para todo el mundo. Se requieren de ciertas habilidades, destrezas, actitudes, talentos, fortalezas, pero sobre todo muchísima dedicación y esfuerzo, para que las probabilidades del éxito emprendedor sean mucho mayores. Se tiene que estar dispuesto a pagar el precio y no, definitivamente no es un camino para todas las personalidades.

Se habla de que 9 de cada 10 empresas truena en los primeros 5 años y de las que quedan 9 de cada 10 vuelve a tronar en los siguientes 5 años. Las estadísticas no mienten y las complejidades que enfrenta una persona que decide emprender son bastantes y además una tras otra.

Hay países en donde las probabilidades de éxito se pueden incrementar, debido en gran parte a la cultura que existe al respecto del emprendimiento, la aceptación cultural al fracaso, una legislación más adecuada y también en gran medida gracias a la enorme cantidad de figuras que existen en el ecosistema que garantizan que un emprendimiento tenga más probabilidades de éxito; diversas figuras que dan soporte a un emprendedor y a su emprendimiento desde la conceptualización de la idea, hasta la salida a bolsa de dicha empresa.

Cuando una persona toma la decisión de emprender, es importante que tenga claridad sobre algunos puntos cruciales como la creación de un producto o servicio que sea requerido por un nicho de mercado en particular, o tal vez saber de la existencia de una problemática en «x» o «y» tema y a partir de ahí buscar generar una solución, armarle un modelo de negocios alrededor de dicha solución y así darle vida a ese negocio; otras veces se puede tratar de una innovación disruptiva totalmente innovadora al grado que logra despertar o crear una necesidad de consumo en cierto mercado.

Dicen que para emprendedor se nace, se trae en la sangre, en el ADN. Cómo si realmente ese mindset necesario para llevar a cabo un emprendimiento, se pudiera ir heredando de generación en generación. Entonces, ¿Un buen líder, nace o se hace? ¿Un buen médico, nace o se hace? ¿Un buen abogado, nace o se hace? ¿Un emprendedor, nace o se hace? ¿Te operarías a corazón abierto con una persona que simplemente nació para médico? Yo la neta, no me operaría con una persona que simplemente nació para médico y nunca en su vida a hecho esa operación.

Siempre he sido de la idea, que algunos seres tienen ciertas habilidades o talentos, que les sirven para desarrollar mejor ciertas actividades o profesiones. Pero de la misma manera creo que cuando una persona invierte determinado número de horas para estudiar una profesión o un tema al grado que se convierte en experto en la materia, logra llegar a un punto del conocimiento en donde se hace experto. La experiencia en el campo de dicha materia, le ha brindado lo necesario para tener un entendimiento a otro nivel.

Según Malcom Gladwell, autor del libro «Outliers: The story of Success», dice que pasar 10,000 horas de trabajo en un determinado ámbito nos convertirán en todo un referente en dicho campo. Esa persona habrá alcanzado un nivel de expertise que lo convierte en alguien que sabe de lo que está hablando, domina su tema. Claro que cuando se suman los talentos o habilidades con las que cada persona nace, con la determinación, el estudio y la práctica de cualquier tema, profesión o trabajo, se pueden lograr cosas increíbles.

Así pues, cuando una persona se ha dedicado full time a cierto tema durante 10,000 horas, que equivalen a 5 años de tiempo completo, terminará siendo un experto en la materia. ¿Dispones de 10,000 horas para convertirte en un experto en la materia que te interesa?

¿De qué está compuesto el ADN del emprendedor?

Creo que el ADN de un emprendedor es igual de complejo que el ADN de un ser vivo y aunque la lista podría ser enorme, considero que hay algunos puntos muy importantes de los cuales es importante partir y que son indispensables para ser un emprendedor exitoso.

  1. Un sueño. Es el inicio de cualquier emprendimiento. Sea por la necesidad de generar un ingreso para mejorar tu nivel de vida y el de tu familia o por querer cambiar el mundo.
  2. Visión. Cuando el sueño se empieza a aterrizar de lo general a lo particular, el emprendedor crea una visión de esa solución o del negocio y como lo visualiza en marcha en «x» tiempo.
  3. Comunicación. El emprendedor todo el tiempo está comunicando su idea, su sueño, su visión a todas las personas que están dentro de ese micro cosmos, sean sus socios, inversionistas, empleados, clientes, proveedores y la comunidad en general.
  4. Ventas. Todo negocio funciona gracias a las ventas de su producto o servicio. Tienes que ser capaz de transmitir los beneficios de lo que haces y convertir prospectos en clientes; cerrar ventas. De lo contrario, estás frito y tu empresa muere.
  5. Liderazgo. Como diría John Maxwell, liderazgo es influencia, nada más y nada menos. El emprendedor tiene que desarrollar su liderazgo al máximo, para ser capaz de que toda la organización avance en pro de un objetivo en común.
  6. Determinación. Las medias tintas en este juego, no sirven y sólo dejan muerte de empresas en el camino. El emprendedor tiene que estar dispuesto a quemar sus naves y darlo todo en la batalla diaria. Cuenta la leyenda, que el comandante de un ejército hace miles de años al llegar a conquistar una población que vivía en una isla, le dijo a su ejército que le prendieran fuego a sus barcos. La única forma de salir vivos de esa isla, era ganando la batalla. Eso es determinación pura.
  7. Mucho esfuerzo. El único lugar donde la palabra éxito está antes que la palabra trabajo, es en el diccionario. En la vida real, el camino emprendedor requiere que todos los días desde el 200% de ti, de lo contrario tu empresa morirá en el camino.
  8. Inteligencia emocional. Esto definitivamente incrementa las probabilidades de éxito de cualquier reto, de cualquier adversidad y de cualquier profesión que ejerzas. Pero en el camino del emprendedor, la inteligencia emocional es imprescindible para hacer que tu emprendimiento funcione y se mantenga en crecimiento día a día, año tras año.
  9. Estrategia. El emprendedor tiene que hacer estrategias desde el día 1 en que tiene un sueño y la idea en una servilleta. Se tiene que convertir en un maestro de la estrategia, para diseñar los mejores planes de acción que vayan llevando a la organización hacia el crecimiento diario.
  10. Necesidades. El emprendedor tiene que ser capaz de crear necesidades en el mercado, o bien, saberlas detectar en uno o varios nichos de mercado.

En fin, creo que la lista podría continuar, pero hoy considero que estos 10 puntos son los componentes más importantes del ADN de un emprendedor exitoso.

#KeepWalking

#Emprendedores #Empresarios #Lideres #Entrepreneurs #Empresas #NuevaRealidad #Adaptarse #Morir #Evoluciona #Liderazgo #LetsDoBusiness #ADN #Emprendedor #leadership

Publicado por:

Alejandro Castillo Manrique.

Co-Founder & Managing Partner en @ALEBInvestments

Blog: www.alebinvestments.com

Categoría:
Emprendedoras, Emprendedores, Emprendedurismo, Empresarios, Entrepreneur, Global, Líderes, Negocios
Etiquetas:
, , , , , ,

Deja un comentario